31/7/16

Cego

Hoy os hablaremos del Cego, una variante del tarot originaria de Alemania. Como tal, se juegan distintas rondas en las que los jugadores tratan de ganar los contratos pactados en cada una de ellas. Existen numerosas diferencias regionales y locales. Aquí se recogen las reglas más o menos generales en las que las distintas variantes coinciden.
Cartas
El mazo de Cego, derivado del tarot, consta de 54 cartas. De ellas, hay 22 triunfos, las numeradas del 1 al 21, que representan animales reales y fantásticos, más el juglar o bufón, que en la práctica es el triunfo más alto. Las otras 32 cartas están repartidas en cuatro palos (corazones, diamantes, tréboles y picas), cada uno con cuatro figuras (rey, dama, caballo y sota) y cuatro cartas numerales (del 1 al 4 en las rojas y del 7 al 10 en las negras).
En los palos de color rojo, el orden de prioridad de las cartas es rey, dama, caballo, sota, 1, 2, 3, 4, mientras que en los palos de color negro es rey, dama, caballo, sota, 10, 9, 8, 7. En caso de que haya que decidir entre cartas de igual valor, se decidirá por el palo, con el siguiente orden de prioridad: diamantes, corazones, picas y tréboles.
Valores de las cartas
Los valores de las cartas para la cuenta de puntos son los siguientes:
Juglar (Stieß o Gstieß)
5 puntos
Triunfo n.º 21 (Mund, Mond o Gack)
5 puntos
Triunfo n.º 1 (Pagat, Geiß o kleiner Mann)
5 puntos
Rey (König o Hanor)
5 puntos
Dama (Dame o Gouvernante)
4 puntos
Caballo (Reiter)
3 puntos
Sota (Bube)
2 puntos
Resto de cartas
1 punto
Al final de cada ronda, las cartas ganadas en las bazas se cuentan en grupos de dos, restando 1 a la suma de puntos del grupo. El mazo completo tendría por tanto 79 puntos en total.
Reglas generales
Pueden participar cuatro o tres jugadores activos.
Al principio de cada ronda se decide el tipo de juego que se jugará mediante una subasta en la los jugadores pueden ir subiendo la apuesta para liderar el juego. Por lo general, el jugador que declara la apuesta más alta (retador), juega contra los demás (defensores). Al final de la ronda, la parte perdedora pagará a la otra la apuesta pactada.
También puede jugarse con cinco personas. En ese caso el que reparte no juega esa ronda, pero paga o recibe lo mismo que los defensores. También puede hacerse de esta forma con cuatro personas.
En cada ronda, el jugador a la derecha del que reparte es el «mano», y es el primero en hablar en la subasta. Cada ronda se juega por bazas, en sentido inverso a las agujas del reloj.
Juego para cuatro
Reparto
El primer repartidor se elige a la carta más alta. En las siguientes rondas se va pasando a la derecha. El que reparte baraja, y el jugador a su izquierda corta.
El repartidor pone las 10 primeras cartas boca abajo en el centro de la mesa (que constituye el mazo llamado Cego o Blinde, «la ciega»), y a continuación reparte 11 cartas a cada jugador.
Nota: Con tres jugadores se usan 51 cartas. Para ello, se eliminan el 7 de tréboles, el 7 de picas y el 4 de diamantes. En la ciega se ponen 12 cartas, y se reparten 13 a cada jugador.
Tipo de juego
El tipo de juego de cada ronda se decide mediante una subasta al inicio de la misma. Al final de la ronda, los defensores cuentan juntas las bazas que han ganado. Siempre que haya ganado al menos una baza, el retador incluye las cartas de la ciega en sus bazas como puntos ganados. El retador gana si consigue más puntos que los defensores, es decir, al menos 40 puntos.
Primera subasta.― Empieza hablando el mano. Los jugadores pueden declarar Solo, Ulti, o pasar (fort). Si alguien juega Solo o Ulti, cada uno jugará con las cartas que recibió al repartir, sin mirar la ciega.
Solo.― El jugador declara que quiere jugar solo contra los otros tres. Para poder hacerlo, debe tener ocho o más triunfos, o bien siete triunfos (dos de ellos mayores de 17) y sólo dos palos en el resto de cartas.
Si alguien lo tiene y lo declara, y nadie le desafía, jugará contra los otros tres. Se procederá a jugar las bazas, y al final de la ronda el retador recibirá los puntos de la ciega.
Si alguien desafía al Solo (Gegensolo, «contra el solo»), se pasa a la segunda subasta, con el jugador que declara Gegensolo como mano.
Ulti.― Sólo puede declararlo un jugador que tenga el triunfo n.º 1. Su objetivo será ganar la última baza con dicha carta. Ganará la ronda si lo consigue, y perderá si no lo hace. Se procede a jugar las bazas con las cartas iniciales. La ciega no interviene en el juego.
Segunda subasta.― Si no ha habido declaración de Solo en la primera vuelta, se pregunta si alguien quiere Piccolo o Bettel. En ambos casos todos juegan con sus cartas iniciales y la ciega no se usa.
Piccolo.― El retador se compromete a ganar una única baza. Los defensores ganan si el retador gana más de una baza, o ninguna.
Bettel.― El retador se compromete a no ganar ninguna baza. Si consigue alguna, acaba la ronda y ganan los defensores.
Cego.― En caso de que no haya Piccolo o Bettel, el mano (o quien declarase Gegensolo en la primera) declarará Cego. A continuación, el resto de jugadores pueden, por orden y sin saltarse ninguno, ir subiendo la apuesta declarando juegos de mayor puntuación. En todos ellos el retador cambia su mano por la ciega, con restricciones cada vez mayores a medida que sube la apuesta. Los descartes que el retador realice al cambiar la mano por la ciega (Legage) se guardan y cuentan en su puntuación final.
Cego (juego normal).― El retador se queda con dos de sus cartas (normalmente triunfos altos), guarda las nueve restantes, y coge la ciega. A continuación debe descartar una más, boca abajo, para así jugar con 11 cartas.
Eine («una»).― El retador se queda una de sus cartas (normalmente un triunfo alto), y la combina con la ciega para jugar. Igual que antes, guarda el resto como puntos para el final.
Eine Leere («una blanca»).― El retador muestra sobre la mesa una carta numeral de cualquier palo (es decir, una carta blanca) y guarda las otras 10 para coger la ciega en su lugar. La primera baza deberá empezar con la carta mostrada, o bien con otra carta del mismo palo. En cualquier caso, la carta mostrada no podrá ganar la baza en la que sea jugada, aunque abra la baza.
Si no se tienen cartas blancas, también puede jugarse Eine Leere con una figura, que se convierte en blanca. Dicha carta pasará a ser la menor de su palo, y sufrirá las mismas restricciones citadas.
Zwei Leere («dos blancas»).― El retador muestra dos cartas numerales del mismo palo y guarda las otras nueve para coger la ciega. De ella debe descartar el triunfo más bajo, enseñándolo a los defensores. Como en Eine Leere, las cartas mostradas antes del descarte deben jugarse en las dos primeras bazas, o bien ser sustituidas por otras del mismo palo, y no pueden ganar las bazas en las que se jueguen. Igualmente, si no se tienen cartas numerales podrán usarse figuras, que serán consideradas cartas blancas con las mismas restricciones.
Zwei Verschiedene («dos distintas»).― El retador muestra dos cartas numerales de palos distintos y guarda las otras nueve para coger la ciega. De ella debe descartar el triunfo más alto, enseñándolo a los defensores. Se aplican las mismas condiciones que en Zwei Leere.
Pagat o der kleine Mann.― Si el retador tiene el triunfo n.º 1, podrá ponerlo boca arriba en la mesa para abrir la primera baza (que perderá), y guarda las otras 10 cartas para coger la ciega.
Regla opcional.― Si alguien quiere subir la apuesta, el que declaró el juego anterior tiene opción de aceptar la subida (gut) o decidir jugar el nuevo juego él mismo (selbst).
En caso de que nadie suba la apuesta, el jugador que declaró Cego puede decidir jugar a Räuber: cada cual juega en solitario con sus cartas de mano, y pierde el jugador que consiga más puntos. Suele usarse como forma de castigar a un jugador con una mano fuerte que no decidiese jugar solo.
Desarrollo del juego
El que quede como retador abre la primera baza. Los demás están obligados a ir al palo que abre. Si no se tiene, se debe jugar triunfo. En caso de que no se tenga triunfo, se puede jugar cualquier carta. Si abre con triunfo, se obliga a jugar triunfo. Igualmente, si no se tiene triunfo se jugará cualquier carta.
La baza la gana el triunfo más alto, o la carta más alta del palo que abre si no se han jugado triunfos. El vencedor de la baza abrirá la siguiente, excepto si se juega a Zwei Leere y Zwei Verschiedene, en las que el retador abre la segunda baza obligatoriamente. En ambos casos, la tercera baza la abrirá uno de los ganadores de las dos primeras bazas (aquel cuya carta ganadora sea más alta).
Puntuación
Una vez terminado el juego se procede a pagar las apuestas. En los casos de Ulti, Piccolo y Bettel, el retador recibirá de cada uno de los defensores los puntos correspondientes al juego pactado si cumple el compromiso del mismo. En caso de que no lo consiga, pagará dicha cantidad a cada defensor.
Ulti
80
Piccolo
40
Bettel
30
En el caso de Räuber, el perdedor pagará 40 a cada uno, el doble si es él quien declaró el juego.
En Solo y Cego (y sus distintas variantes sucesivas), el retador y los defensores cuentan los puntos conseguidos en las bazas y sus cartas guardadas. Ganará el bando que tenga 40 puntos o más. Cada jugador del bando perdedor pagará a cada oponente la diferencia entre 39 y los puntos del bando vencedor multiplicada por el factor correspondiente a la apuesta jugada.
En el caso de Solo, el factor es 2 en caso de victoria del retador, y 1 si este pierde.
En Cego, el factor es 1 si no hay declaración de Solo, y 2 si es un Gegensolo. En el resto de variantes sucesivas, el factor va aumentando en 1 por nivel.
Juego
Sin Solo
Gegensolo
Cego
1
2
Eine
2
3
Eine Leere
3
4
Zwei Leere
4
5
Zwei Verschiedene
5
6
Pagat
6
7